domingo, 19 de diciembre de 2010

Sondaje rectal

El sondaje rectal consiste en la introducción de una sonda o enema por vía rectal. Los objetivos son la eliminación del flato o la administración de enemas.

Material necesario:
  • Sonda rectal: pueden ser de látex o de plástico. Su longitud normalmente es de 30 cm y el calibre varía según la edad del individuo: de 22 a 30 Fr en adultos y de 12 a 18 Fr en niños.
  • Guantes, gasas.
  • Lubricantes hidrosoluble.
  • Pinza de clamp.
  • Material recolector: cuña, bolsa colectora.
  • Solución antiséptica.
  • Esparadrapo antialérgico.
  • Protector de cama.
TÉCNICA:

En primer lugar es necesario informar al paciente y procurar intimidad.

Luego hay que lavar las manos y poner los guantes.

Se coloca el protector de cama y se indica al paciente como debe colocarse (en posición de Sims izquierda). Si es necesario, se le ayuda.






A continuación se coloca la cuña o se conecta una bolsa a la sonda, dependiendo del objetivo.

Se lubrica el extremo distal de la sonda y se separa la nalga superior para visualizar el ano.

Después se indica al paciente que respire profundamente, ya que así se promueve la relajación del esfínter anal externo. En una de las espiraciones se introduce la sonda suavemente unos 10 cm.

Se coloca al paciente en una posición confortable y que permita la efectividad del sondaje. Si es necesario, se fija la sonda con esparadrapo en la cara interna del muslo izquierdo.

La sonda permanecerá el tiempo indicado según la finalidad, pero nunca debe sobrepasar los 30 minutos (ya que puede producir lesiones en la mucosa rectal).

Tras ese tiempo, se retira la sonda y se lava la zona anal.

Se recoge el material, se sacan los guantes y se lavan las manos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada