viernes, 5 de noviembre de 2010

Higiene de manos

Es muy importante realizar un correcto lavado de manos para eliminar la suciedad, la materia orgánica y la flora transitoria de las manos. Por lo tanto, la higiene de manos se debe realizar antes del contacto con el paciente, antes de una tarea aséptica, después de la exposición a fluidos corporales, después del contacto con el paciente y tras el contacto con el contorno del paciente. Además de lavarlas cuando están sucias y tras quitar los guantes.

Para esto se puede realizar un lavado de manos con agua y jabón o con una solución hidroalcohólica.

En primer lugar vamos a explicar el lavado de manos básico, es decir, con agua y jabón:

Vamos a necesitar una fuente de agua corriente, jabón y una toalla de papel desechable.

El procedimiento es el siguiente:

Mojamos las manos y aplicamos jabón. Después fregamos las palmas de las manos entre si y la palma de una mano contra el dorso de la otra entrelazando los dedos. A continuación, friccionamos las palmas de las manos entre si, con los dedos entrelazados. Frotamos el dorso de los dedos de una mano contra la palma de la otra mano, agarrando los dedos. Luego, con una mano agarramos el pulgar de la otra mano y lo frotamos mediante un movimiento de rotación. Friccionamos la punta de los dedos contra la palma de la otra mano haciendo un movimiento de rotación. Por último, aclaramos las manos con agua y las secamos con la toalla desechable que también utilizaremos para cerrar el grifo.

Este proceso dura entre 40 y 60 segundos.

En el lavado de manos con solución hidroalcohólica debemos aplicar la solución sobre las manos y realizar los mismos movimientos que en el lavado de manos con agua y jabón. Al no ser necesario mojar las manos ni secarlas este procedimiento dura entre 20 y 30 segundos. Además, es una técnica más efectiva y rápida que el lavado de manos.


En este video se pueden ver los distintos pasos del lavado de manos:






No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada